Google nos lo da, Google nos lo quita (fin del reinado de la fotografía)

 

Justo cuando hablábamos de la importancia de rel autor y del rel publisher Google anuncia que suprime de sus hojas de resultados la fotografía que acompañaba a las entradas. Google lo da, Google lo quita (ojo nada que objetar, para eso es una empresa privada que pone y quita sus normas).

La razón por la que Google introdujo la fotografía junto a los resultados fue, entre otras, la lucha contra el anonimato y defendió que con la fotografía se luchaba contra ese anonimato en la red. La fotografía hacía que aumentase el tráfico en la web ya que una cara atraía más clics (recordar qué tira más que dos carretas).

Primeramente es un error de base pensar que por poner una fotografía se lucha contra el anonimato, simplemente se pone un rostro  y no necesariamente el verdadero de quien ha escrito el artículo o web junto a la entrada del resultado ofrecido por Google. Esta práctica había empezado, creemos, a crear un problema a Google ya que una fotografía no implica calidad en el contenido escrito y la falta de una fotografía no implica contenidos basura. ¿Qué haríamos hoy  con el Lazarillo de Tormes y Google? Su autor no pondría fotografía, real autor en su obra, y por eso Google lo hubiera condenado a estar en lugares poco relevantes en sus hojas de resultados.

Esto es lo que estaba sucediendo, la imagen, la fotografía estaba comenzando a primar sobre el contenido y la calidad, lo que estaba provocando que la calidad de lo que se mostraba en primeros resultados no se correspondiese con el puesto otorgado en el buscador y que los clientes comenzasen a detectar una bajada en la calidad de contenidos que ofrece Google. Si esta bajada en la calidad de los contenidos mostrados en primeras posiciones continuase, los clientes de Google, es decir, tú y yo, comenzaríamos a plantearnos el ir a otro buscador a ver si los contenidos que allí se muestran son más acordes a lo que buscamos.

Si se quiere luchar contra el anonimato hay otras formas de poder hacerlo. Primero hay que dejar la opción al que publica o escribe que decida si quiere que se le conozca públicamente o no, lo que no quiere decir que sea anónimo ya que esa decisión se refiere solo al gran público mientras que Google puede siempre exigir y saber quien escribe qué. Yo soy responsable de lo que escribo y el buscador ha de saber quien lo escribe para evitar que se digan barbaridades amparándonos en el anonimato, pero no todo el planeta tiene que saber quién soy yo. Mi compañía telefónica sabe mi número de teléfono, tiene un número ligado a un nombre y unos apellidos, pero yo decido si ese número de teléfono es público o no. En Google la lucha contra el anonimato creemos que finalmente se va dirigir por ese camino. Se acabó el reinado de la fotografía pero eso no significa que comience el reinado del anonimato total.

¿Va a influir el haber quitado la fotografía en el posicionamiento? Creemos que no por la sencilla razón que tampoco afectaba a este de una forma considerable, no así al tráfico. El tráfico de las webs o artículos que tenían entre su reclamo a la fotografía en la hoja de resultados de Google sí se va a ver afectado, ya que ese reclamo ha dejado de existir.

Haciendo un poco de futurología diremos que a partir de ahora el tema del rel autor y el rel publisher sí que van a aportar su granito de arena al posicionamiento, más que hasta ahora. Quien ponga en sus publicaciones el rel autor y el rel publisher lo hará por el mero hecho de facilitar información tanto al buscador como al usuario y esto Google no lo va a pasar por alto, más información, más relevante, más relevante, mejor posicionado.

Por último hay quien asegura que esta decisión se ha tomado para favorecer al adwords. Son voces con nombre propio en el universo SEO y prestigiosas las que están creando esta opinión y seguramente que algo de cierto hay detrás, pero desde nuestra humildad queremos plantear la siguiente cuestión. Si la fotografía junto a los resultados de Google se ha quitado para incentivar el uso del adwords ¿no se hubiera incentivado más suprimiendo, por ejemplo, las palabras claves en el buscador orgánico?

Comments are closed.