Un poquito de diseño web antes de tu chapuzón de mediados de agosto

Estamos a mediados de agosto y seguramente esteis todos de vacaciones o pensando en ellas, por lo que el tema que vamos a tratar hoy va a ser muy sencillo de leer y entender:  el diseño de la web y su relación con la experiencia de navegación por parte del usuario.

No es ningún secreto afirmar que una buena calidad en el diseño de una web favorece las conversiones. Sin embargo, el tener una web con un buen diseño sólo no es garantía de que vayamos a tener conversiones, junto al diseño necesitamos dotar a la web de un buen contenido.

Páginas claras, limpias y con una tipografía fácil de leer favorecen que los visitantes a nuestra web naveguen y alarguen su visita durante más tiempo. Frente a esto, si la web aparece dando la impresión de estar llena, poca estructurada y confusa, el efecto que se consigue es justo el contrario. El visitante ante la confusión y la imagen de desorden saldrá de la web de la forma más rápida que la tecnología le permita.

El objetivo para que una web alcance conversiones es conseguir que los visitantes tengan una buena y agradable experiencia de navegación a través de una web simple y eficiente. Una  web eficiente es aquella en la que se juega con espacios en blanco los cuales van a realzar  las secciones y partes más importantes de la página. Hay entre muchos creadores de webs cierto “pánico” a los espacios en blanco cuando el miedo que tendrían que tener es a la falta de los mismos en la web.

Otro aspecto que la web ha de reflejar son las zonas calientes en las que los ojos de los visitantes de forma inconsciente van  a fijar su mirada nada más aterrizar en la página. La parte superior izquierda y  la parte inferior derecha de la página es donde de forma automática la mirada de  los visitantes va a ser depositada nada más entrar en la página. Hemos de ser conscientes de ello y ubicar en dichas zonas de la página aquellas informaciones y productos que consideramos es lo más importante que queremos mostrar en la publicación.

Una buena página también será aquella que llama a la acción de una forma clara y precisa. Los formularios de contacto o los teléfonos de  contacto han de ser visibles y fácilmente reconocibles, es decir, el usuario no ha de dedicar tiempo a buscarlos sino al revés,  ha de dar la impresión al usuario que son esas llamadas a la acción las que le persiguen a él y no al revés. Un nivel de conversiones elevado va a depender en gran medida en la facilidad que demos al visitante de la página a que pueda interactuar con las llamadas a la acción de una forma natural.

¿Quieres que tu web aumente tu nivel de clientes? Pues ya sabes, hazla clara, fácil de entender, fácil de leer, con espacios en blanco que den sensación de amplitud y limpieza y con unas llamadas a la acción perfectamente integradas en la página pero lo suficientemente diferenciadas del resto del contenido como para que no pasen inadvertidas.

Despues de estas reflesiones muy sencillas sobre el diseño de la web realizadas a mitad de agosto desearos a todos que descanseis y disfruteis de estos dias de vacaciones.

Comments are closed.